APRENDE A ORGANIZAR UN EVENTO RÍTMICO DE ÉXITO

FORMACIÓN EN FACILITACIÓN DE CÍRCULOS DE PERCUSIÓN

ESTE SEMINARIO DE FORMACIÓN

TE PERMITIRÁ:

compartir la alegría y el poder del ritmo

despertar sonrisas en personas de todas las edades

educar para el bienestar y la musicalidad

hacer que tus eventos sean más emocionantes

mejorar los resultados de la formación empresarial

nutrir y fortalecer tu comunidad

El único curso de formación en Italia certificado por
Arthur Hull/Village Music Circles

y acreditado por el Ministerio de Educación y Merito italiano por su alto valor educativo.



Este seminario de formación de Village Music Circles
finamente desarrollado por Arthur Hull tras más de 40 años de experiencia, te pone en condiciones de dirigir con éxito un evento rítmico, desde el primer momento.

Te proporciona las herramientas, técnicas y conceptos, el «qué, cuándo y por qué» de cómo facilitar un círculo de percusión.

Te permite acompañar a un grupo de personas en una experiencia de continua evolución,
diálogo interactivo, melodías y armonías.

Te da la posibilidad de estimular a las personas que participan para que ayudarles a superar sus propios límites de forma lúdica,
culminando en una orquesta completa en el breve espacio de una hora y media.

Ayudarás a quienes toman parte a experimentar con éxito todas las cualidades que permiten formar un equipo eficaz, un equipo unido y cohesionado.

Guiarás a las personas a través de uno de los procesos de aprendizaje más eficaces, agradables y satisfactorios del mundo.

Todo ello sin importar su competencia musical.

Proporcionar a quienes participan la confianza, las herramientas y la inspiración necesarias para facilitar un círculo de percusión/evento rítmico adecuado para la más amplia variedad de personas y tipos de grupo, con el fin de ayudarte a construir y fortalecer tu comunidad rítmica.

El programa del curso incluirá enseñanza en grupo y ejercicios en grupos pequeños para comprobar el aprendizaje de los elementos de facilitación a medida que se presentan.

Los ejercicios se enseñarán secuencialmente, utilizando el movimiento, la voz, instrumentos musicales y juegos rítmicos improvisados, de lo más sencillo a lo más complejo, a medida que mejoren progresivamente tus habilidades de facilitación.

– Aprender técnicas rítmicas, juegos y actividades para motivar a grupos de personas

– Desarrollar las habilidades de facilitación necesarias para dirigir eventos rítmicos

– Recibir información inmediata sobre el aprendizaje continuo

– Desarrollar una técnica de evaluación específica (llamada Critique Technique) para mejorar progresivamente las propias competencias

– Explorar técnicas y estilos de facilitación personalizados

– Descubrir cómo evitar los errores de principiante más comunes en la facilitación

– Comprender cómo aplicar las habilidades aprendidas a diferentes sectores de la población

– Habilidades rítmicas basadas en los principios universales de la percusión

– Experiencias con diversos estilos, formas e instrumentos musicales

– Actividades estructuradas para aprender la facilitación a través de diferentes tonalidades, identificación de timbres, variaciones en el tiempo y diferentes técnicas de orquestación

– Improvisación musical a través del cuerpo, la voz y las actividades de grupo


Una auténtica llave maestra con la que dar rienda suelta a la creatividad individual y colectiva, dirigido a todo tipo de grupos sociales

Una vez que hayas completado este curso de formación, dispondrás de todos los conocimientos necesarios para empezar a facilitar tus propios eventos,
¡con solo 3-4 círculos de percusión recuperarás tu inversión!

Harshil Filippo Chiostri es el primer y único profesor cualificado en Italia para transmitir el método de facilitación de Village Music Circles y reconocido en todo el mundo por su excelente nivel de calidad y eficacia.

Junto con el diploma de participación, recibirás las enseñanzas del método de Arthur Hull:
la más alta calidad disponible en Italia.

Si quieres organizar una formación sobre círculos de tambores para tu comunidad

contacta ya con nosotros para más detalles haciendo clic AQUÍ

A quién va dirigido

El «Seminario de formación de 3 días en facilitación de círculos de percusión» está dirigido a profesionales de la enseñanza, la educación social, la música, la musicoterapia, el entrenamiento deportivo, la asesoría, los recursos humanos, la salud o la payasoterapia.

Está acreditado por el MIUR (el Ministerio de Educación, Universidad e Investigación italiano), por lo que los profesores y profesoras titulares pueden participar utilizando la tarjeta Carta docente.

Facilitator Challenge: reto para profesionales de la facilitación

Está dirigido a quienes ya son facilitadoras o facilitadores certificados por Village Music Circles, es decir, quienes ya han tomado un seminario de formación de 3 o 6 días.

La red

Hacerte facilitador o facilitadora te dará la oportunidad de conectar con una red de profesionales de la facilitación, la musicoterapia, facilitadores, musicoterapeutas, profesionales y nuevas personas con las que colaborar en toda Italia y en el mundo.

Horarios del seminario de formación de 3 días

El viernes:
16:00-17:00 Introducción / Orientación
17:00-20:00 Formación DCF

El sábado:
09:00-12:00 Formación DCF
12:00-13:30 Comida

13:30-17:00 Formación DCF
17:00-17:30 Pausa

17:30-20:30 Formación DCF
21:45 Late night

Domingo:
09:00-12:00 Formación DCF
12:00-13:30 Comida
13:30-16:00 Formación DCF / preparación del círculo de percusión abierto al público local
16:00-17:00 Ceremonia de clausura/ Montaje del círculo de tambores
18:00 CÍRCULO DE PERCUSIÓN abierto al público local
19:30 Fin de la formación

Facilitator Challenge: reto para profesionales de la facilitación

Es un programa desarrollado para facilitadoras y facilitadores ya certificados por Village Music Circle que utilizan activamente dicho método en sus eventos. El desafío se ajusta a cualquier formación de tres o seis días.

Se dedica más tiempo a cada uno de los facilitadores y facilitadoras, para la evaluación y mejora de sus habilidades.

De hecho, la formación incluye numerosas oportunidades para experimentar libremente sus habilidades de facilitación durante el emocionante y exigente jump-time.

El jump-time ofrece varias horas de aprendizaje divertido practicando y explorando nuevas habilidades en un ambiente enriquecedor de apoyo mutuo.

A quienes participen en el reto se les desafiará asignándoles diversas experiencias para mejorar y profundizar en sus competencias, dirigirán ejercicios en pequeños grupos y se les hará una evaluación como parte de su proceso de aprendizaje.


Al relacionarse con sus colegas, todos y todas tendrán la oportunidad de aprender nuevas técnicas y estrategias, así como de debatir formas de desarrollar su trabajo.

Esta es una oportunidad para plantearte un reto personal, practicar nuevas habilidades y dejarte guiar suavemente por tu profesor o profesora a fin de expandir tus límites.


Especialización

Una vez que se ha participado en este seminario de formación, es posible volver a participar con un rol en el Facilitator Challenge y continuar desarrollando las propias habilidades, según se explica en la sección correspondiente, mientras se sigue creciendo momento a momento en la carrera de facilitador o facilitadora.

Si lo deseas, puedes seguir desde ya un curso intensivo y especializado estudiando directamente con Arthur Hull y participar así, en Europa o EE.UU., en el «Seminario de formación intensiva de 6 días en Facilitación de Círculos de Percusión» y después en el de «Formación de Mentores», para posteriormente convertirte en Facilitador o Facilitadora Certificada de Village Music Circles.


Como requisito previo a la participación, se aconseja encarecidamente la lectura de
Drum Circle Facilitation: Community Building Through Rhythm, de Arthur Hull
Pidalo AQUI

Antes de participar, te rogamos que veas el siguiente vídeo:
Introducción al Arte de Facilitar Círculos de Percusión


Testimonios de quienes han participado:

La presentación del curso fue impecable. Harshil expresó con claridad y precisión los aspectos importantes del método y respondió puntualmente a todas las preguntas que se le plantearon. Consiguió establecer una relación positiva con todos los participantes, con los que también logró pasar algunos momentos agradables fuera del tiempo de formación.
Volví a casa más enriquecido que antes: metí en mi mochila una experiencia maravillosa, conocí a gente nueva que me dio nuevas energías para seguir en el camino de la música al servicio de los demás. Empecé a familiarizarme con una forma de hacer música que puede implicar a muchos y de forma adecuada a todos, permitiendo alcanzar el bienestar individual y social.
A través del método, he aprendido aún más el respeto por los demás, necesario para un animador que se pone al servicio del círculo y que no intenta dirigir y ser siempre el protagonista; al mismo tiempo, he aprendido a respetarme como individuo y ser humano, que tiene la posibilidad y la necesidad de equivocarse, ya que de cada error, si uno lleva las lentes adecuadas, saca inspiración para mejorar.
Me gustó la organización del curso, predominantemente vivencial, que me permitió anclar lo leído en el libro y el manual a la experiencia práctica, retomada y reelaborada por las palabras de Harshil; además, el tipo de enseñanza utilizada me permitió tener una primera experiencia de facilitación de círculos rítmicos, asumiendo activamente el papel de facilitador y derribando algunos de los miedos iniciales que pueden impregnar la anticipación de la facilitación de un evento.
Estoy contento y satisfecho con esta experiencia y me fui feliz a casa.
James
¡Hola Harshil!
Tengo que daros las gracias porque el curso ha sido fantástico.
Mantuviste la atmósfera de aprendizaje siempre atractiva, alegre y viva entre nosotros, como grupo de participantes dispuestos a aprender, y contigo.
Todas las sesiones de improvisación en común tenían su razón de ser y todas fueron especiales de alguna manera, pero sobre todo debo decir que lo mejor fue ver cómo cada persona, a su manera, conseguía soltarse e integrarse en la actividad, ganar más confianza en sí misma, más alegría al dirigir y tocar juntos y así transferir nuestras sensaciones al grupo.
Cecilia

Valoración absolutamente positiva en todos los aspectos.

El curso se presentó de una manera realmente sencilla para aprender las herramientas que una facilitadora necesita adquirir; nunca había participado en un círculo de percusión y ni siquiera sabía cómo evolucionaba y tampoco hubiera pensado nunca que llegaría a hacer lo que hice, y esto fue gracias a la habilidad del profesor, pero sobre todo a las tres HU que le distinguían (humildad, humanidad y humor) y a la energía de las personas que estaban allí conmigo.

Me llevé a casa la satisfacción y la alegría de haberlo intentado y la magia del vínculo que se creó entre las personas.
Gracias, gracias, gracias, Harshil.

Disfruté de todo, de tocar la percusión (no soy música y nunca había intentado tocar tan bien como lo hicimos nosotros), de ver a otros probando su mano en la facilitación, de lanzarme aunque fuera con el miedo a equivocarme pero sabiendo que equivocándose se aprende y sobre todo que hay que lanzarse a ver dónde te equivocas e intentarlo, intentarlo, intentarlo …..

¿Qué habrías podido hacer mejor? La verdad, no lo sé; para mí fue genial de esta manera.

La presentación del curso fue excelente, la relación con el profesor abierta y servicial. El resultado que me llevé a casa fue el aprendizaje de un método maravilloso vivido en la experiencia y no solo en la teoría, y la conciencia del gran poder de la música instrumental y del círculo de percusión como puente de conexión y alegría entre las personas.

Me gustó mucho la forma en que se organizó y se llevó a cabo. La riqueza del contenido y la fluidez del curso en un proceso natural de escucha del grupo.

Encuentro en su persona una gran profesionalidad y claridad, unidas a una gran competencia y experiencia, transmitidas con humildad. Su gran capacidad de expresar contenidos haciendo circular siempre la energía, manteniendo el ritmo y la atención, con gran escucha para el grupo, hizo posible crear armonía, juego, alegría y libertad de expresión y de estar presente, sin juzgar, sino aportando confianza y regalando sonrisas.

La presentación del curso fue muy profesional y clara. El profesor nos metió en el mundo del drum circle enseguida con la práctica, lo cual, en mi opinión, es importante.
Las clases fueron muy comprensibles, trabajando a diferentes niveles y ayudando a cada uno a aprender a su propio ritmo, dando a todos la oportunidad de cometer errores y entender dónde, mejorando momento a momento.
Entré en este mundo sin demasiadas expectativas, intentando tener la mente lo más abierta posible, tratando de superar esas barreras de vergüenza y miedo a la incapacidad.

Me llevé a casa un poco más de confianza en mí misma y muchas ganas de explorar este mundo dentro y fuera de mi profesión de musicoterapeuta.
Me sentí acogida e implicada en la formación; disfruté del vínculo establecido con todos los participantes y del hecho de poder contribuir a la facilitación del último círculo de percusión abierto a la comunidad, creo que fue muy importante para todos tener una experiencia similar bajo la supervisión del profesor.

Sigo llena de energía positiva, creo que el curso estructurado de esta manera ha sido el mejor, aunque haya sido intensivo y haya durado 3 días. Yo no cambiaría nada.

Presentación en mi opinión perfecta, conferenciante siempre atento a las necesidades de los participantes.

Me llevo a casa al menos dos cosas: la alegría de haber conocido a tanta gente con tantos rasgos comunes, una verdadera baza en contactos; mucha serenidad, me he metido en el bolsillo herramientas claras, sencillas, fácilmente aplicables, creo que puedo iniciar la aventura de ser facilitador sin demasiadas preocupaciones.

Aprecié mucho la precisión y puntualidad, cumplir los horarios es algo poco frecuente y lo aprecié mucho.

Me ha gustado la presentación del curso así como su estructuración a lo largo de los tres días, ya que has sido muy lineal y fluido, lo cual me permitió sentirme cómodo y preparado para recibir el curso y así poder basarme en él en mi propia experiencia.
Me gustó porque el ambiente que conseguiste crear era informal, pero al mismo tiempo capaz de transmitir la profesionalidad inherente al mundo de la música en conexión con el mundo educativo y social.

Me traje a casa muchas confirmaciones, percepciones con las que avanzar y el deseo de practicar los círculos de percusión en mi viaje educativo, comunicativo y social.

El curso estuvo bien organizado, se celebró en un entorno cómodo, limpio, bien caldeado y con un horario apretado pero funcional para la cantidad de temas a tratar.

El profesor fue siempre claro, generoso en sus apreciaciones sobre los temas y siempre disponible para aclarar las dudas que surgieron antes y durante la formación.

Al final, comprobé que había asimilado de forma práctica todo lo que me había preparado previamente, leyendo tanto el folleto en italiano que había recibido como parte del libro Drum Circle Facilitation.

La importancia de la formación, de hecho, radica precisamente en pasar a la acción práctica (tanto activa como observando al formador y a los demás participantes), en contraposición a las nociones teóricas escritas, que a menudo no permiten poner en práctica las técnicas de facilitación que uno desea.

Lo que más aprecié fue el ambiente de relajación, intercambio y alegría, pero al mismo tiempo de serio compromiso, que se creó durante los tres días del curso entre todos los participantes y el formador.

También me di cuenta de la importancia de dirigirme a un grupo de usuarios interesados en el ritmo y la percusión y descubrí el placer de «enseñar sin enseñar».

Por último, aprecié mucho el vínculo que el formador mantiene con los participantes, a través de la pertenencia al grupo cerrado italiano y la participación en las reuniones mensuales, que mantienen muy útilmente viva la comunidad, activa y actualizada con las experiencias de todos los miembros.

El curso me pareció excelentemente desarrollado y dirigido.
Se nota todo el compromiso, la dedicación y la experiencia adquirida a lo largo de los años. Sé lo difícil que es «mantener la compostura» durante todas esas horas y días con una sonrisa en la cara. Es cierto que encontrabas voluntad y motivación en los que tenías delante, pero tenías una palabra para todos, respondías a las preguntas de todos, hacías que todos se sintieran a gusto.
Personalmente, me lo pasé muy bien y aprecié mucho que siempre estuvieras al pie del cañón con profesionalidad, respeto y dedicación. Es una experiencia que recomendaría a todo el mundo, independientemente de si te haces facilitador o no… Un lugar agradable, gente agradable, pero sobre todo es la coherencia con la que tú y todas las personas que te rodean lleváis a cabo vuestro mensaje lo que marca la diferencia. Chapeau.
Alessandro

El curso se publicitó y presentó muy bien, todo fue fiel a lo que se presentó en las redes sociales. Muy buena organización en el transporte y varias referencias, incluyendo la casa de campo. Creo que no podría haber encontrado nada mejor.

En cuanto al profesor, ¡era justo lo que esperaba! Una persona muy servicial y generosa que supo guiarnos tanto en el aspecto técnico como en el humano, lo que en mi opinión es esencial para esta actividad. ¡Estoy muy contento de haber conocido a Harshil! Sigo llevando conmigo un fuego, una motivación, para promover y poner en marcha círculos de percusión en mi zona. Espero poder contribuir a difundir el poder del ritmo entre la gente.

Me gustó este desafío constante de conocimientos musicales dentro del círculo. Ahora está claro que el animador no solo se basa en conocimientos técnicos de música y percusión. Me gustó la flexibilidad y el cuidado con que se ofrecieron las actividades y la organización interna (fantástica comida :-)). Fue una muy buena inversión, volví a casa muy satisfecho y motivado, me siento más centrado a la hora de proponer mis actividades.

De esta primera experiencia con el círculo de percusión salgo renacida. No solo porque el poder de una banda perfectamente alineada y la magia de la música y la percusión actúan silenciosamente en lo más profundo de una misma, sino también porque enfrentarme a un espejo tan preciso e instantáneo me dio la oportunidad de entrar en juego y superar mis límites al tiempo que daba algo mío, íntimo y precioso a los demás.

Esto solo fue posible gracias a un profesor que supo independizar a sus alumnos sin hacerles sentirse nunca menos que él. Una habilidad que es más única que excepcional.

Hasta el domingo por la tarde pensaba que tres días nunca serían suficientes, y sin embargo hoy me siento cargada y dispuesta a arriesgarme a intentarlo, precisamente porque la vida no es más que ese salto al vacío que das dentro del círculo.

Estoy agradecida por haber recibido este inmenso regalo de Harshil, y por haberme sentido querida, cuidada y reconocida.

Tal y como estoy, no cambiaría nada, así que no puedo dar ninguna indicación de mejora más que ¡seguir así!

Me traje a casa un sinfín de percepciones que, en cuanto volví al trabajo, se reavivaron y me dieron sangre nueva para abordar la enseñanza a un nivel más sincero y menos consciente.

Por ello te doy las gracias personalmente, el amor que pusiste en comunicar tu método realmente se me quedó grabado, y las características de «lectura» que destacaste en tu relación con las personas del círculo las revisé inmediatamente en mis alumnos y ya estoy intentando adaptar mis métodos a estas percepciones.

También doy las gracias a Arthur por haberme sensibilizado tanto, espero llevarlo siempre conmigo ….

Todo fue superprofesional: los materiales recibidos con antelación, las instrucciones meticulosas, el profesor realmente atento a cada participante individual, capaz de observar y percibir los matices de cada uno y al mismo tiempo nutrir al grupo.

Me llevé a casa las herramientas prácticas para iniciar mi propio viaje de base de inmediato, pero también una visión panorámica de las habilidades ilimitadas y en crecimiento, también la experiencia práctica y permanente de ver al maestro en acción.

Me gustó la claridad cristalina del método, la posibilidad de probar los primeros pasos de inmediato y la oportunidad de ver a mis compañeros y challengers en acción, aprendiendo de todos en un entorno humano y docente totalmente solidario.

Añádase a esto que todo (desde el edificio, hasta la naturaleza circundante, las personas presentes, la comida preparada con cariño) estaba en consonancia con este maravilloso equilibrio, que rara vez he experimentado en otro lugar.

El círculo de percusión abierto a todos de la última tarde fue crucial: la apertura fue impresionante, quien facilitó pudo transformarse en el ritmo mismo y yo comprendí más profundamente el potencial de la técnica.

<< Uno no enseña lo que quiere, incluso diría que uno no enseña lo que sabe o cree saber: uno enseña y sólo puede enseñar lo que es. >> Jean Jaurès

Harshil Filippo Chiostri «enseñó» su investigación auténtica y completa, la empatía capaz de la justa autoridad, la mirada positiva de quien está siempre en camino hacia el no-juicio, así como hacia la belleza de la música y de la humanidad.

Él «enseñó» el espíritu de servicio. Encarnó a la perfección el espíritu del círculo de percusión, dando vida a las palabras del manual y activando cada paso técnico con ligereza y fluidez.

Ayer volví a leer el manual y me sorprendió que hubiéramos puesto en práctica todos y cada uno de los pasos. ¿Es posible, en tan poco tiempo y sin que le pese ni una «carga»? Parecía un pequeño milagro….

De vuelta a casa, en mi equipaje hay alegría, asombro y gratitud. Alegría por «jugar» con todos los instrumentos de percusión, dejando a un lado la búsqueda de la belleza del sonido o de técnicas específicas o lo que sea.

He jugado, como un niño que descubre la vida sin saberlo.

Asombro, porque no creía que fuera realmente posible condensar todas las características que nos ayudan a estar en el mundo en un método básicamente simple y fácil.

Valentía, escucha, intercambio equilibrado entre individualidad y comunidad, asunción de responsabilidades y riesgos, creatividad, entrega, ligereza… ¡a través de la música y de hacer música juntos!

¿Puede realmente un método, y una breve formación, hacer que todo esto se toque y se viva, y que esté al alcance de todos?

¡No me lo podía creer!

Durante la presentación del curso, había saludado con cierta desconfianza palabras como «comunidad» o «compartir». Palabras de las que a menudo se abusa y se traiciona, como a menudo se traiciona a la música cuando hablamos de «música para todos».

Esta vez no.

Estoy muy agradecida a Arthur Hull por la ingeniosa concepción y a quienes se han dedicado a «afinar» este método; estoy muy agradecido a Harshil y a mis compañeros de formación; estoy agradecida a la Vida, que me ha regalado esta experiencia tan especial, ligera y sencilla como un juego, compleja y envolvente como la existencia misma.

Espero poder apreciar y cuidar estas semillas para que germinen y esparzan sus esencias, colores, olores, en todo lo que encuentre.

Presentación del curso:

En mi opinión, absolutamente progresista y claro. Me permitió comprender paso a paso (plataforma por plataforma) el valioso trabajo que se puede realizar en un círculo de percusión, tanto para el círculo como para uno mismo. Estaba realmente asombrado.

Calidad de la relación desarrollada con el profesor

Estima es la primera palabra que me viene a la mente. Su estilo relacional es absolutamente atractivo y tranquilizador. Hay mucho que aprender.

El resultado

El deseo de experimentar en este tipo de disciplina, seguir formándome, superar algunas de mis limitaciones y contribuir al bienestar de la comunidad.

Podría decir que me gustó todo (la verdad absoluta) pero lo que más aprecié fue tu deseo de querer transmitir conocimientos, saberes, habilidades para sacar y distribuir al mundo. Todo lo contrario de lo que ocurre en la vida cotidiana, donde muchas personas acostumbran a aferrarse a su castillo para defender lo que les pertenece. No es cierto. Lo que percibí fue: ve y lleva cultura y bienestar a la gente. ¡Precioso!

El curso fue extremadamente bello, serio, profundo y lúdico al mismo tiempo. Muy por encima de las expectativas, que al estar fijadas en la vida «normal» suelen ser un poco bajas.
Me sorprendieron la competencia y la seriedad, que quedan un tanto ensombrecidas por la aparente sencillez. La sensibilidad de Harshil hacia todas las ideas, manifestaciones de pensamiento, estilos de vida, formas de sentir y de expresarse, sin caracterizar la formación de una manera más que de otra, es excelente.